Sin categoría

TORTITAS

Los pancakes o tortitas representan un desayuno o merienda siempre atractivo, sobretodo para los niños.

Ésta receta no contiene azúcar y salen especialmente buenas. La forma os irá saliendo mejor a medida que las vayáis preparando.

Os invito a prepararlas y a compartir en las redes sociales el resultado. ¡No te olvides de etiquetárme! @alimentacionrespetuosa_y_BLW

Ingredientes:

160g copos de avena

125g de yogur

1 huevo

Sigue leyendo “TORTITAS”
Sin categoría

SOPA DE JUDÍAS BLANCAS Y VERDURAS

Una sopa con una pinta deliciosa, sana y fácil de preparar. Nos la ha preparado para cenar nuestra hija de 7 años. Así que tod@s podéis probar de cocinarla.

Aquí va la receta:

Ingredientes:

Sigue leyendo “SOPA DE JUDÍAS BLANCAS Y VERDURAS”
Sin categoría

Tarta de queso mascarpone (con o sin gluten)

Salió delgadita por dos motivos: hice la mitad de la receta porque solo tenia un tarro de queso mascarpone y el molde era un poco grande

Hoy conscientemente he elegido comer un poquito de azúcar. Esta mañana hemos andado diez kilómetros y me apetecía cocinar algo así.

Tengo especial debilidad por este tipo de queso. Aunque la tarta estaba deliciosa, he de decir que un poco demasiado dulce para mi gusto. Creo que la próxima vez no pondré nada de azúcar, pensando en que las galletas ya contienen y me bastará.

Sigue leyendo “Tarta de queso mascarpone (con o sin gluten)”
Sin categoría

Galletas de choco sin azúcar

He preparado estas GALLETAS SALUDABLES Y SIN AZÚCAR, para pasar la tarde hablando de alimentación infantil complementaria (Baby Led Weaning). La asesoría ha sido con mamá, bebé y las 2 abuelas, entorno a una mesa con infusión de canela y manzana y éstas galletas que han triunfado.

Me encanta mi trabajo, más aún, si es en un ambiente próximo y casero como hoy.

Yo he preparado solo la mitad de la receta y han salido unas 22-25 unidades. Dependiendo del tamaño que hagáis las bolas, os saldrán más o menos unidades. La medida que a mi me gusta de la masa en crudo en forma de bolita es la de una nuez.

Aquí va la receta.

Sigue leyendo “Galletas de choco sin azúcar”
recetas, Sin categoría

Magdalenas integrales de espelta SIN AZÚCAR

Éstas magdalenas son una muy buena opción si no queréis añadir azúcar a vuestra repostería. ¡Una opción mucho más saludable! Quedan riquísimas!

Sabéis la importancia de evitar el azúcar, más aún en los niños, ya que fomentamos la predilección por el dulce además de no ser saludable.

Con ésta receta salen unas 25 unidades. Podéis congelarlas e ir sacando poco a poco, aunque a nosotros casi no nos ha echo falta porqué congelé y al día siguiente de hacerlas, ya saqué unas cuantas más.

¡Son ideales para desayuno y merienda!

A los niños les han encantado

Ingredientes:

350g de harina integral de espelta

1 sobre de levadura

4 huevos

120ml de leche

250ml de aceite de girasol

La ralladura de una naranja

El zumo de una naranja

125g de pasta de dátil (triturar dátiles)

Una cucharadita de aroma de vainilla

Una pizca de canela

Una pizca de sal

Procedimiento:

1. Si queréis podéis tamizar la harina con la levadura con la ayuda de un colador. Yo no lo he echo y han quedado bien. Reservamos la harina en un recipiente.

2. Rallamos la naranja y hacemos el zumo. Reservamos.

3. Separamos las claras de las yemas, y batimos las claras a punto de nieve. Las reservamos.

4. Batimos las yemas con el zumo de naranja, la ralladura, la canela y la vainilla. Bien mezclado todo.

5. Añadimos a la mezcla anterior la leche, el aceite, la sal y la pasta de dátil.

6. Incorporamos la harina con la levadura y mezclamos hasta lograr una masa homogénea. Queda espesa.

7. Es momento de juntar la massa anterior al bol donde tenemos las claras al punto de nieve y mezclar con una espàtula con movimientos envolventes.

8. Tapar con un paño y dejar durante 30 minutos en un lugar libre de corrientes de aire. Por ejemplo dentro del microondas.

9. Precalentamos el horno a 180ºC. Preparamos un molde de magdalenas con sus papelitos en el interior de cada hueco. Rellenar los moldes y hornear de 12 a 15 minutos a 180ºC o hasta que veas que estan doradas.

10. ¡Sacar del horno, dejar que se enfríen y a disfrutar!

Sin categoría

Hamburguesas de garbanzos y verduras

Estas hamburguesas son una buena opción para comer en casa pero también para llevarnos de pícnic.

En éste caso, están hechas con garbanzos, pero podemos hacerlas con la legumbre que queramos y las verduras que tengamos.

¡Son muy fáciles!

Ingredientes:

1/2 pimiento rojo

1 cebolla pequeña

Un trozo de berenjena

2 zanahorias

1/2 calabacín

1 ajo

1 bote de 400g de garbanzos o bien la legumbre que pongáis

Harina para rebozar. Yo he usado de centeno

Procedimiento:

Picar las verduritas y pocharlas con aceite.

Agregar los garbanzos y mezclar todo bien de manera que los garbanzos quedan chafados o deshechos.

Si dejáis reposar unas horas cogerá más consistencia.

Coger porciones de masa, hacer bolas y pasarlas por harina. Yo las he pasado por harina de centeno. Poner las bolas en la sartén con un poco de aceite y aplastarlas con una cuchara hasta que se doren. Que no queden demasiado finas.

¡Deseo que os gusten!

Sin categoría

Galletas de avena sin azúcar y sin mantequilla

Hoy os presento estas galletas, aptas también para bebés a partir de los seis meses que ya hayan probado el huevo. Sabéis que son muy pocas o ninguna las galletas que podemos dar a nuestros hijos sin azúcar y que no sean caseras.

Aun así, como siempre digo: No hace falta correr. Un bebé de 6 meses no tiene ninguna necesidad de comer galletas, podemos esperar a los 11 o 12 meses para dárselas y solo días muy puntuales.

Estas galletas nos van a ir bien si un día salimos de casa y queremos llevar algo además de la fruta, para nuestros bebés, y evidentemente también para los más mayores que siempre que se trate de galletas, se apuntan rápido.

Animaros a prepararlas con ellos. ¡Disfrutan muchísimo haciéndolas!

y son una opción sana y saludable.

Ingredientes:

2 huevos

dos cucharadas de pasta de dátil

1 cucharada de aceite de oliva

1 cucharadita de esencia de vainilla

1 cucharadita de canela molida

100 gramos de copos de avena

75 gramos de avena molida. O moler los copos de avena previamente

30 gramos de chocolate negro 85% (opcional)

Procedimiento:

Calentamos el horno previamente.

Con robot de cocina:

1. Introducimos en el vaso los huevos, la pasta de dátil, el aceite, la esencia de vainilla y la canela y mezclamos 15 seg/velocidad 6.

2. Añadimos los copos de avena y la avena molida y mezclamos 15 seg/velocidad 4.

3. Introducimos los chips de chocolate o trocitos pequeños si usamos tableta y mezclamos 10 seg/ velocidad 4.

4. Impregnamos el papel vegetal con el aceite para que las galletas no se pequen, las hacemos en bolitas pequeñas y las aplastamos.

5. Horneamos 15 minutos o hasta que queden doradas.

6. Dejamos reposar en una rejilla para que no se ablanden.

Sin robot de cocina:

Serian los mismos pasos pero ir mezclando a mano o con la batidora de mano.

¡ESPERO QUE OS GUSTEN!

Sin categoría

Mirar a nuestros hijos de forma respetuosa, nos ayuda a conectar y entender sus necesidades en los momentos de las comidas.

Tratar los momentos de las comidas de forma respetuosa es un aspecto más de la crianza. Todos los aspectos son importantes pero lo que hace que el momento de las comidas sea imprescindible de cuidar es que estos, son varias veces al día y que en nuestra sociedad es un tema que preocupa a los padres y que en muchas familias, ya sea por creencias que tenemos interiorizadas o por la presión que ejercen a veces profesionales, familiares, conocidos sobre el tema, se vive con más preocupación que otros.

¿Pero qué es lo que hace que una mamá o papá, se sienta tranquila, relajada y con armonía con sus hijos a la hora de las comidas? Dos cosas.

Una hace referencia a cómo vivimos nosotros de pequeños estas situaciones. Si por ejemplo, teníamos unos padres autoritarios que no nos dejaban levantar para nada de la mesa, o bien que nos obligaban a acabarnos el plato, para nosotros será mucho más difícil sostener cualquier situación que implique cambiar esos patrones. Lo notaremos porque serán situaciones que nos pondrán más nerviosos de lo normal, o nos agobiaran hasta tal punto, que igual somos incapaces de hacer lo contrario de lo que nos hicieron a nosotros. Por muy desafortunada que estuviese la acción que hiciesen. ¡Nos quedamos sin herramientas! ¡porque, el hecho, es que no las llegamos a tener nunca para manejar tal situación! En este caso tengo dos opciones: – Una seria: Respiro, miro de relajarme y de entender que eso que me pasa es a causa de mi vivencia infantil y miro de trabajármelo. Y la otra: Si no soy capaz de sostener eso, lo explico. ¿A quién? Pues al niño/a. Le explico lo difícil que es para mí sostener eso y lo que yo en ese momento necesito para estar bien, desde el punto de vista de MI necesidad. Un niño/a comprendido y respetado siempre intentará colaborar en la medida de lo posible para él y no opondrá tanta resistencia cuando se le explique.

La segunda cosa que hará que una mamá o papá se sienta tranquila/o a la hora de las comidas es lo capaces que seamos de confiar con los ritmos naturales de los niños en todos los sentidos. Confiar en la sabiduría de la naturaleza. ¡Es decir, confiamos en que el niño es sabio y es su instinto biológico el que le mueve, el mismo que marca cuando tiene frío, cuando tiene calor, cuando tiene hambre o cuando no o hasta cuando tiene hambre! También en procesos de maduración como el de dejar el pañal. ¡Será él/ella quien nos marque cuando está preparado! Nosotros solo podemos acompañar pero en ningún caso forzar. Hay que SENTIR al niño/a. Solo así podemos entender su necesidad, comprender lo que nos quiere decir.

Y es que desconectar naturaleza de la cultura es equivocado. Nos hemos desconectado de la naturaleza para dar paso a la racionalización y esta nos desconecta del vínculo.

Y es que, si nuestro hijo no es de comer grandes cantidades, a veces se tiende a forzar. Comentarios como, “no has comido nada”, “tienes que comer o no te harás mayor”, “te vas a quedar chiquitito”.

Y yo pregunto: ¿Quién sabe si tiene más hambre o no? ¿Quién sabe si lo que ha comido el niño es poco o mucho? Pues solo ÉL o ELLA lo sabe. Solo ÉL/ELLA!

¿Entonces, por que insistimos en que coman? No es mejor dejar que un niño sienta la sensación de plenitud o de hambre para comer o dejar de hacerlo? Eso sí le será beneficioso en su futuro.

El mayor favor que les podemos hacer a nuestros hijos es ayudarles a conectar con la sensación de saciedad. Es vital para que puedan autorregularse y nos evitemos trastornos y problemas posteriores, sobretodo en edades como la adolescencia.

También hay que recalcar que si empezamos bien ya desde los 6 meses que empiezan a probar algunos alimentos, nos será mucho más fácil que nuestros hijos estén conectados con estas necesidades y sensaciones. Para eso, ayuda también empezar en ese momento la alimentación complementaria natural y autorregulada por el bebé, el Baby Led Weaning. (puedes leer sobre mi asesoramiento en Baby Led Weaning, aquí). Un buen VÍNCULO AFECTIVO ayuda a CONECTAR más fácilmente con nuestros hijos.

Bajo mi punto de vista, los comentarios “no comes nada” y similares hacen un juicio directo y una merma de la autoestima del niño. Además el niño nota y percibe que NO LO SENTIMOS, no empatizamos con él.

Sería más favorable hacer como mucho, hacer comentarios para VALIDAR un hecho. Por ejemplo: Si nuestro hijo come habitualmente un plato que para él es lo normal, pero lleva unos días que no come tanto, podemos decir frases como: -veo que estos días no tienes tanta hambre, -¿te has dado cuenta que estos días no comes tanta cantidad? Creo que te pondré menos porque prefiero que no se quede tanta comida en el plato. O aún mejor: -¿Que tal si te pones tú mismo la cantidad que creas que vas a comerte?

Si ya de por sí, es un niño que come poquito y el niño está sano, contento, juega, etc. hemos de entender que ÉSE es su ritmo natural y que ese niño no necesita tanto para comer.

A veces veo niños de complexión pequeña, algo delgaditos, con facciones pequeñas y que a la vez, muchas veces, son hijos de padres también pequeños. ¡Hay que entender que estos niños no necesitan tanto! ¡Dejemos de obligarlos! De verdad que he visto niñ@s que están 1h para merendar, con la mamá, papá o canguro dándole en la boca como si fuera un pollito!

Para estos niños que comen poco, sí es importante que lo que coman sea de calidad y saludable. A veces se cae justo en lo contrario. “¡Como come poco, al menos que coma!” Y entonces se le da un batido de chocolate o bien fruta triturada, envasada, bebible o lo que sea que no sea un alimento real y saludable. Pero claro, como casi no come….pues al menos que coma algo, lo que sea. ¡Pues no! Hay que cuidar más que nunca la alimentación de estos niños y dejar de obligarlos para que sus momentos de comer no sean una tortura.

Por lo tanto, podemos deducir que alimentación y emoción van ligadas y cogidas de la mano.

El trato hacia el niño/a y el vínculo que se establece durante las comidas son parte de la emoción y relación que vamos a vivir con nuestros hijos.

Sin categoría

¿Qué alimentación encontramos durante las vacaciones?

Hace falta un cambio de concepto de alimentación durante las vacaciones.

Cuando vamos de vacaciones, nos podemos permitir algun extra que parece que ya viene dado sin querer. Vamos, que los extras vienen solos. Que si un helado, que si unas galletas a media tarde, etc, etc. Hasta aquí, podemos ser comprensivos con esto y sobre todo flexibles.

Otra cosa es, el tipo de buffet que se encuentra a la hora del desayuno por ejemrevesplo. Muchos de ellos llenos de azúcar y de calorías innecessarias y poco nutritivas.

Tanto si vas de hotel , como de alojamiento rural, como de albergue, los buffet en muchas ocasiones dejan mucho que desear.

Quizá en algun hotel puedas encontrar un gran surtido que te permita salir de todo esto, pero hay aún muchos alojamientos con este tipo de desayunos.

Es decir, si eres una família que tiene costumbre de desayunar de manera sana, lo tienes realmente difícil!

Como recurso, siempre tienes la opción de desayunar lo mismo cada dia, claro. Un poco de pan normal con tomate y queso del que no sabe a nada.

¡La calidad es otro tema bastante mejorable en algunos alojamientos. Realmente si en casa estas acostumbrado/a a comer alimentos de cierta calidad, lo notas muchísimo! Y es que a lo bueno nos acostumbramos rápido pero al revés nos cuesta más.

A la hora de las comidas, el postre que te incitan a coger en muchas ocasiones son yogures azucarados, natillas y trozos de pasteles. Vamos, dejando la fruta en un rincón y en ocasiones poco atractiva.

Evidentemente puede haber algunos hoteles donde se presenten las frutas de forma vistosa y atractiva y la verdad es que es de agradecer.

A continuación os dejo algunas fotos de un bufet de desayuno de estas vacaciones de semana santa 2019. ¡Veréis que TODO és azúcar! cereales azucarados, leches vegetales, zumos industriales, mermeladas, rebosteria industrial, pan de molde y un queso y jamón dulce de poca calidad. No estaban presentes ni las infusiones ni tés, de muy bajo coste por cierto. Por lo tanto, no es todo una cuestión de presupuesto.

Hace falta un cambio social y ofrecer otro tipo de alimentos que cuando salimos de casa podamos seguir un poquito mas con nuestras ganas de cuidar-nos y encontrarnos bien.

¿Y tú? ¿Te has encontrado con algo parecido? ¿Crees que sería mucho más difícil ofrecer alimentos mucho más sanos y saludables?